Ejercicio terapéutico

Ejercicio Terapéutico

Nuestros profesionales:

El ejercicio terapéutico está indicado para prevenir lesiones o evitar recaídas ante una patología existente, para tomar conciencia corporal, para ganar amplitud articular, como readaptación progresiva al esfuerzo, etc.

El control motor que se aplica en el ejercicio terapéutico, es una formación complementaria a los estudios de Fisioterapia. Este método consiste en clasificar las alteraciones y disfunciones del movimiento y relacionarlo con la patología del paciente. A través de una valoración más centrada en cómo nos movemos, cómo funcionan y se comportan los músculos al realizar nuestras actividades diarias, buscamos RESTAURAR EL CONTROL MOTOR, produciéndose desde el primer día, una reprogramación en el sistema nervioso central, ya que una alteración o disfunción del movimiento puede producir patología.

Para ello se han basado en las características de los diferentes músculos que tenemos en el organismo. Éstos se pueden dividir en 3 grupos según su función:

Estabilizadores Locales:

Son músculos profundos, monoarticulares, que están en contacto directo con las articulaciones y evitan que se produzcan movimientos de traslación en las vertebras o las articulaciones. Además, mantienen la estabilidad y “rigidez” de la columna, así como el control del movimiento en todas las direcciones ya que se anticipan siempre al movimiento. Son altamente propioceptivos, activándose en baja carga. Ante un problema de disfunción tienden a inhibirse, debilitarse, por lo que hay que trabajar su activación en baja carga y recuperar su timing anticipatorio. Ejemplos: Transverso del abdomen, multífidos profundos, suelo pélvico, vasto medial oblicuo del cuádrice…

Estabilizadores Globales

Músculos más superficiales. Controlan sobre todo, los movimientos de rotación del cuerpo. Aunque en disfunción tienden a estar elongados (en rango externo) y débiles, hay que trabajarlos hacia un rango más interno y fortalecerlos también en una carga baja-media. Ejemplos: Glúteo, oblicuos, serrato anterior…

Movilizadores Globales

Musculatura más superficial y más potente. Se activa y se trabaja en alta carga. En disfunción tienden al acortamiento, hipertonía, y acaban sustituyendo a los estabilizadores locales. Ejemplos: Recto abdominal, isquiotibiales, paravertebrales, pectoral, piramidal…

En un estado de dolor o tras episodios de dolor recidivante, existe evidencia científica que demuestra que se producen cambios en el reclutamiento muscular y alteración de los patrones de movimientos. La musculatura estabilizadora profunda, se inhibe y no se anticipa al movimiento, por lo que la función de estabilidad acaba siendo realizada por la musculatura movilizadora global que realiza un sobrerreclutamiento de sus fibras al tener que aumentar su trabajo, y esto puede producir patología.

Con el ejercicio terapéutico logramos trabajar este desequilibrio muscular entre la musculatura profunda y superficial, siempre partiendo de una buena alineación corporal y respetando los neutros de cada articulación, se puede evitar y prevenir lesiones así como tratar patologías ya existentes.

Pedir Cita

Pida cita y será atendido por un equipo de profesionales

949 88 04 25 // 636 28 06 48

info@fisioterapiaaguasvivas.es

Centro autorizado con N. Registro de Sanidad 1906001/1901374